miércoles, 1 de abril de 2020

LAS ACEQUIAS DE RIEGO URBANAS EN HUELMA DESDE EL SIGLO XV:



Una acequia (del ár. hisp. Assáquya, y este del ár. Clas. AL-SÁQIYAD, irrigadora), es un canal por donde se conducen las aguas para regar.
De origen árabe, estas construcciones, a pesar de ser conducciones de agua, difieren de los tradicionales canales heredados de los romanos. El uso principal es el riego del campo y la utilización de los planos y niveles del terreno para la distribución y conducción del agua, por lo que suelen distribuirse en ramales. En Castilla, y otras partes, estas, reciben el nombre de caz o cacera.
El desarrollo de este tipo de construcción hidráulica tuvo lugar sobre todo en la época árabe, y a lo largo de la costa mediterránea, principalmente en las actuales Comunidad Valenciana, Región de Murcia y Andalucía Oriental, destacando su importante papel en la Alpujarra. Muchas de estas construcciones siguen utilizándose en la actualidad.


                                        Acequia de entrada a la Villa de Huelma

Desde la antigüedad, los distintos pueblos han procurado ordenar la distribución del agua para evitar disputas entre vecinos. Romanos y árabes cuentan con normas en las que se recogía como debía hacerse el reparto del agua y que responsabilidad tenían los usuarios en la conservación de la red de riego. Esta normativa perduró en el tiempo y sirvió de base a futuras reglamentaciones. En España, la Ley de Aguas de 1866-1879, es el primer intento de regularlas, obligando a los regantes a constituirse en Comunidades de Regantes con las Ordenanzas y Reglamentos correspondientes. La larga inestabilidad política no permitió que estas normas entraran en funcionamiento y fueron sustituidas por Reales Decretos. Uno de ellos fue el que promulgó, en 1926, el general Primo de Rivera, para relanzar la política hidráulica, constituyendo así, las Confederaciones Hidrográficas.
Podemos definir a las Comunidades de Regantes como corporaciones de derecho público, adscritas a los organismos de cuenca, y así está recogido en el Código Civil de 1988. Anteriormente, las Hermandades de Labradores y Ganaderos vinieron a sustituir a todas las asociaciones existentes de carácter agrario y sindical. Estas nacieron en 1944 con el nombre de Unidad Sindical Agraria.
Cabe pensar que la Huelma musulmana, conocida como Walma, tenga su origen toponímico más correcto y coherente, en el propuesto por Mª del Carmen Jiménez Mata, que apuesta por su origen árabe de WALDA (T) AL-MA´, “nacimiento de agua”, dada la abundancia de fuentes y manantiales existentes.
Fue en esta época de gran importancia el uso de las canalizaciones de agua desde diferentes manantiales, dando servicio a la alcazaba, a la población y a las diferentes huertas cercanas. Los árabes habían construido un excelente sistema de acequias mediante el cual llevaban el agua a los rincones más insospechados de la huerta, sorteando los accidentes del terreno con gran maestría. Estas mismas canalizaciones serían posteriormente utilizadas por los conquistadores castellanos a partir de 1438, construyendo junto al manantial del Chopo una gran alberca que serviría para almacenar el agua de las diferentes fuentes que se sitúan sobre ella.




                                                  Alberca del Lavadero del Chopo

Las huertas situadas en la cabecera de la red del riego eran las que tenían adquiridos mejores derechos, ya que la ampliación de la zona regable se hacía por etapas y se harían ajustando a los caudales de agua disponible.
En el siglo XV, la Villa de Huelma estaba fortificada con una gran muralla que la circundaba alrededor de la fortaleza, la cual contaba con torres defensivas. Por una de estas torres entraba a la villa una parte de la acequia mayor, del ramal este, y lo hacía bajo la Torre del Agua, situada bajo el gran risco que sostiene la torre del homenaje, y uniendo este con el lienzo oeste de la muralla.
El primer dato escrito sobre la existencia de esta torre lo encontramos en el asiento 40 del Libro de las Vecindades de Huelma de Tomás Quesada Quesada, donde se recibe como vecino a Luis Fernández de las Yeguas, de profesión zapatero en el año 1507, dándole suelo para la construcción de una casa junto a la Torre del Agua. En la actualidad aún se pueden ver restos de este ramal de la acequia en este mismo lugar.



                         Zanca donde entraba la puerta de la Torre del Agua


Según el Catastro de la Ensenada, en 1652, ya el lavadero del Chopo daba regadío a numerosas huertas de Huelma donde se producían diferentes frutas y hortalizas como: pimientos, tomates, coles, berenjenas, lechuguino, cardo, cebollas, pepinos rábanos, ajos, nabos etc. Se componía de un censo de 250 jornalero, cuyo jornal era de 2.5 maravedís.
El acequiero cargo nombrado por los Concejos y posteriores Ayuntamientos, era un hombre del pueblo, de reconocida honradez y conocimiento del lugar, al que se le confiaba el justo reparto de las aguas. El acequiero se empleaba en labores de mantenimiento y limpieza de la acequia, velando a su vez por el buen uso de la misma. En los años 50 del pasado siglo XX, aparece como acequiero en Huelma D: Antonio Guzmán Salcedo.
A cada pago le correspondía una cierta cantidad de agua, siendo usual que apareciera en las escrituras de cada finca.




                       Escape de agua de la acequia de la Villa de Huelma, muralla este.


Comunidad de Regantes Lavadero del Chopo:
El día 7 de Noviembre de 1968, siendo Presidente D. Enrique Muñoz Ruiz, se inscribe en el Registro de Aprovechamiento de Aguas, el Nacimiento del Chopo en la Dirección General de Obras Hidráulicas del Ministerio de Obras Públicas. La escritura de Aprovechamiento de Aguas se realiza ante el Sr. Notario de Campillo de Arenas D. Luis Lozano Pérez el día 15 de junio de 1968 con el número 119 de protocolo con 12.10 hectáreas de riego y con un caudal máximo del manantial de 9.81 litros por segundo. Esta comunidad de regantes se abastece del manantial que está en el Barranco de Toledo a 236 m del lavadero, y de los derrames de la alberca de Padial en la Viña de Cerezo y de la Huerta de Torres. Según un acta de registro el 12 de abril de 1972 se regaban un total de 310 celemines.
Según la documentación de la Comunidad de Regantes, la alberca tiene dos buzones de salida del agua, el de la C/ Empedrada y del Callejón Oscuro, y se regaban las siguientes tierras: El Chopo, C/ Empedrada, Murallas del Castillo, La Virgen, Huerto de Robles, La Noria, El Llano, Huerta de Frailes y Carriles, con 12.1337 hectáreas en febrero de 1989, contando en esa fecha con 42 regantes.
La Huerta de los Frailes con escritura pública de 1971, constaba de veintiséis áreas y veintitrés centiáreas. Se riega tres veces cada mes, durante cinco horas cada vez y en las horas y días fijados por la Comunidad de Regantes de las Aguas del Lavadero del Chopo.




                                Plano de la Comunidad de Regantes del Lavadero del Chopo.


Ramal sur-Callejón Oscuro:
Esta acequia llegaba hasta el Llano de S. Marcos, descendía por este callejón y justo al llegar al principio de la cuesta se dividía en dos, siguiendo el ramal principal en dirección a la actual C/ Aben Zulema, el otro ramal iba a dar riego a las huertas del Llano de la Corredera (Carrera y Ctra Montejícar), Callejón de Sevilla, Plaza Nueva y Carril Alto. La acequia principal cruzaría la C/ Aben Zulema y descendería por el antiguo Camino Real de Granada, hoy C/ Alarcón, Plaza del Mesón y Plaza Buenavista (antes Campillo de la Buena Moza). Es aquí donde parte otro ramal hacía la izquierda, que a su vez se divide en otros, uno entraba por el portal del número 17 de la C/ Buenavista, el cual daba riego a la Huerta Alta de los Frailes. Otro ramal descendía por la C/ Munuera para dar riego a las huertas de C/ Cabezas. El último ramal de este sector entraba por la C/ Carnicería (antiguo Callejón del Hospital) y daba riego la Huerta de los Frailes.




                                   Alberca sobre la C/ Mejorada y el Carril Bajo.


La acequia principal seguía a su vez su recorrido por el Carril Bajo, dando riego a las huertas del Cerrillo, Carril Bajo, C/ Mejorada (donde aún se puede ver una alberca de la época), C/ Larga y Altillo. Llegando a su final en el Llano de S. Marcos, donde en ferias tenía prioridad para dar de beber a los ganados que se congregaban allí para su venta junto a la antigua ermita. Antes de la traída de agua potable desde Sierra Mágina, era usual en verano ver a las vecinas, hacer tareas de limpieza de las lanas de los colchones y otros enseres, aprovechando el paso del agua por las distintas acequias dentro del casco urbano.
Ramal este-C/ Empedrada:
Esta acequia llegaba dando riego hasta las huertas del final de la Avda de Andalucía (antigua C/ del Sol). Descendía por la C/ Empedrada dando riego a las Huertas del Chopo, y muralla norte, dando entrada en la Villa de Huelma por debajo de la Torre del Agua. Daba agua potable y riego a toda la población de entre muros, tenía una salida esta acequia por un escape que aún es visible en la muralla este, en dirección a las calles que había extramuros en el Pozuelo del Arroyo del Chopo, seguía su recorrido dando riego a las huertas del Chorrillo, Calesera, Almodovar, S. Ana, Espinar, Duquesa y C/ del Sol.



                                  Escritura pública del Huerto de los Frailes 1971.


Después de más de cinco siglos de historia, estos riegos de huertas tuvieron su fin a principios de los años noventa del pasado siglo cuando el Ayuntamiento de Huelma perforó un pozo a escasos centenares de metros, sobre el acuífero del Chopo. Esta perforación, da subministro de agua potable algunas horas del día a la población de Huelma, pero ha rebajado el nivel freático más de cien metros de profundidad, dejando agotados todos los manantiales cercanos, incluido el del Chopo.


Documentación: 
Libro de las Vecindades de Huelma. Tomás Quesada Quesada
Agua domesticada. Junta de Andalucía.
Agradecimientos: 
Pedro Mármol Aranda
Raquel Vico Cantón
Jose Mª Moreno Soriano.
Fotografías:
Angel del Moral

sábado, 28 de marzo de 2020

ALGUNAS TRADICIONES DE ORIGEN SEFARDÍ. QUIZÁS TE IDENTIFIQUES CON ALGUNA:

Estas son algunas de las tradiciones de origen sefardí que se parecen mucho a algunas de nuestras costumbres y tradiciones, teniendo en cuenta que esta población fue repoblada con castellanos, de los cuales muchos de ellos eran cristianos nuevos:
Salar las carnes
Barrer la casa hacia adentro
Casarse con los primos
Usar mortajas para los enterramientos
Lavarse las manos y bañarse después de venir del cementerio
Hacer el hoyo para el difunto sus aprendices o personas relacionadas con el oficio que ejercía
Tener ollas separadas para la carne, arroz, habichuelas etc
Sentarse en el suelo durante el luto
Tener aniversario para los difuntos
Cuarentena para la mujer después del parto

lunes, 23 de marzo de 2020

LA MINA DE AGUA DE MONTEJO, HUELMA



Antigua mina de agua de Montejo, una galería que se inundaba de agua, y que abastecía a los cortijos cercanos. Excavada en una montaña formada por margas rojizas del período jurásico.
Hay que imaginarse a las personas que la excavaron a mano hace cientos de años, buscando el agua en el interior de la montaña. Hoy aparece seca, al haber rebajado la capa freática por la proliferación de pozos. Mis tíos abuelos Juan de Dios y Carmen se abastecían aquí de agua ya ha principios del siglo XX. Estuvo operativa hasta hace un par de décadas, ofreciendo agua fresca, y de sabor mineral como recuerdan algunos paisanos

martes, 4 de diciembre de 2018

HA SIDO UN HONOR PARA MI COLABORAR PARA LA EXPOSICIÓN QUE RESCATA DEL OLVIDO EN XÁTIVA, A LOS COMPOSITORES SANCHIS-MORELL, DE LOS CUALES GERMÁN FUE EL DIRECTOR DE LA BANDA MUNICIPAL DE HUELMA A MEDIADOS DEL PASADO SIGLO XX




Música para los oídos€ y para la vista. Desde ayer, y hasta el próximo mes de enero, los visitantes del Museo de Bellas Artes de Xàtiva se pueden introducir de lleno en la memoria de hermanos Sanchis Morell, que hicieron de su vida una oda a la música. Eduardo y Germán eran setabenses, aunque la historia local se rinda hoy ante el desconocimiento. Hubo un tiempo en que ambos eran muy conocidos y queridos. Y no solo en Xàtiva, sino en todos los lugares donde fueron directores de banda. «Me he encontrado a mucha gente que, si bien no los recuerda, sí que reconoce que les han contado cosas de ellos. Cuando inicié la investigación me percaté de que fueron dos personas que marcaron a mucha gente», asegura Nieves María Pelejero Ibáñez, licenciada en Historia y Ciencias de la Música, y la culpable de que esta exposición ocupe un espacio en el museo.
El cariño de la gente por los hermanos Sanchis Morell se correspondía con una productiva actividad profesional. Tocaban el violín y el violoncelo, además de ser prolíficos compositores. «Eran personas muy completas y muy complejas. Sus trabajos reflexionaban sobre la música y los beneficios que ésta aporta en los pueblos», destaca Pelejero. Ese carácter instructivo fue, precisamente, del que más orgullosos estuvieron siempre Eduardo y Germán. «Les encantaba la docencia y eran directores de banda. En aquella época los directores de banda eran funcionarios estatales. Ellos iban casa por casa animando a los niños a apuntarse a la banda de música», cuenta. De hecho, una de las muchos bandas en las que dejó su sello Eduardo fue en la suya: la Nova de Xàtiva. Fue así como su historia se vincula a Nieves Mª Pelejero y su amor por el violoncelo. «Mi abuela fue alumna de don Eduardo, y fue la que me animó a que tocara este instrumento», explica. «Un día me encontré unas partituras de este señor en casa de mi abuela, y como estudiosa de la materia vi que tenían interés. Empecé a averiguar cosas por curiosidad, y al tiempo me encontré con Germán. Tenía claro que el día que hiciera alguna cosa tenía que ser de forma conjunta», recalca.
La exposición inaugurada ayer recuerda a dos músicos que con 15 años hicieron una gira por España y Portugal cargados solo con sus instrumentos. Dos hermanos que jugaron un papel fundamental en la música del siglo XX, aunque no se dieran la importancia que se merecían. Los Sanchis Morell, a los que el paso del tiempo y la brecha que provocó la Guerra Civil habían dejado en el olvido. Desde ayer, la partitura de su historia vuelve a sonar en Xàtiva.
Autores de piezas dedicadas a Xàtiva como el primer himno a la ciudad

? La exposición inaugurada ayer en el Museu de Belles Arts de Xàtiva, dice Nieves, es apta para todos los públicos, sean o no entendidos musicales. «Hay documentos que cualquier persona puede encontrar interesantes, como programas de mano de conciertos que tuvieron lugar en Xàtiva y en los que se puede leer quien intervenía, o fotografías antiguas de la ciudad o de otras bandas de música en las que estuvieron» los dos hermanos, explica. Además, la musicóloga destaca la selección que han realizado de partituras vinculadas a Xàtiva, como el poema sinfónico «La torre del Sol» así como el «Cant a Xàtiva» —primer himno de la ciudad, escrito en valenciano—, o sus propios instrumentos. «Siempre pregonaron que eran hijos de Xàtiva», insiste la impulsora de la muestra. «Lo que más querían eran sus instrumentos, y dejaron por escrito que deseaban que se quedaran en casa», explica Nieves María Pelejero. Unos instrumentos que han sido restaurados y con los que ayer se pudo escuchar grabadas alguna de las piezas compuestas por los hermanos Sanchis Morell e interpretadas, entre otros, por la propia Nieves. Una muestra, en definitiva, que hace justicia con dos grandes personajes hasta ahora en el casi absoluto olvido. j. l. l. xàtiva

ARTÍCULO DEL DIARIO LEVANTE.

El pintor jienense Francisco Arevalo Badia entregaba hoy dos de sus últimas obras literarias ,ilustradas magistralmente con sus dibujos a plumilla, para la biblioteca del Refugio de Miramundos. Muchas gracias por tan valiosa colaboración!


lunes, 24 de septiembre de 2018

AMANECER DEL EQUINOCIO DE OTOÑO EN EL CONJUNTO MEGALÍTICO DE LA CERRADURA (JAÉN). 23 OCTUBRE 2018


        SALE EL SOL

           
           ARA O MESA DE CEREMONIAS DEL CONJUNTO MEGALÍTICO
          VISTA ESTE DEL CONJUNTO MEGALÍTICO
HAY MUCHAS FOTOGRAFÍAS MÁS... NO ESTÁ EL FINAL AQUÍ.
No efectivamente no lo es, hay muchas fotografías y contenidos que te gustará ver. Puedes hacerlo pulsando la pestaña "PÁGINA PRINCIPAL" o "ENTRADAS ANTIGUAS",o bien si prefieres clasificar tu búsqueda puedes hacerlo por temas, pulsando las ETIQUETAS relacionadas y también lo puedes hacer por meses en el aparatado "FECHAS ANTERIORES". Estas están en el Inicio.
Espero te gusten y si quieres saber algo más, ponte en contacto conmigo a través de mi e-mail que está anotado al principio en la columna de la derecha.